domingo, 12 de diciembre de 2010

Raza de Gallos de Combate



video razas de gallos


















EL CALCUTA
EL CALCUTA   Es alto y esbelto y poderoso. Sus mejores ejemplares machos pesan listos para el combate de 6 a 7 libras o quizás algo más. llegaron a Buenos Aires desde aquel puerto de la India y su éxito en las vallas con el puón Argentino fue tan rotundo, que quedaron en ellos como únicos dueños y señores, desalojando y haciendo huir a estacazos a las raleas de origen español." "Es el gallo sobrio para herir, que prefiere la lucha cuerpo a cuerpo, que baja al contrario su guardia a fuerza de cogote; el que va creciendo, a medida que la lucha se prolonga y que cuando hiere, las "mete hasta la pata". El que más se embravece a medida que lo castigan y cuando ciego es imbatible…" "Con el puón romo, no tiene rivales…" "El puón argentino, es el arma adecuada para probar la clase de un gallo de pelea; pero ha sido desalojado de los reñideros actuales con la adopción por especulación y por lucro, del puón "lanza" Uruguayo; más largo, más agudo, más indicado para despachar más peleas en un día y para mover más la plata; pero totalmente inapropiado como el elemento de prueba de las condiciones de pelea de una raza." "El gallo Calcuta, es el animal frío y apático por excelencia; puede transcurrir toda su vida, una jaula estrecha. Es insensible a las emociones. No cacarea y alborota, no se asusta y corretea. Es inadecuado para la vida en completa libertad. Es manso y familiar con su amo, y le sigue como un amigo." "Su preparación requiere semanas y hasta meses; tiene disposición a criar grasa en exceso." "…Las hembras, son poco ponedoras, de huevos de regular tamaño, ligeramente asalmonados. Pone el número de huevos que puede cubrir, de 9 a 15."(del Campo) "Los cascarones van del crema al café, según la gallina."(Bixler). "…El "voladero", el trabajo a mano, el "ocho", todos los recursos necesarios para obligar al ejercicio a un ave apática, se hacen necesarios…"
"Son ideales para pelearlos con aves jerezanas y pelearlas con espuelas habilitadas o navaja redonda de un cuarto de pulgada". (Bixler). Standard de perfección argentino del Calcuta(Don Rafael Mañas Perdomo) "Cabeza.- grande y fuerte; encima de los ojos, exageradamente ancha y lleva una depresión en el centro, que corre paralelamente, al largo de la cabeza, formando a los lados, dos protuberancias en toda la extensión, que caen sobre los ojos, encapotándolos y que dan al cráneo la apariencia de encontrarse partido en dos. La pared inferior del maxilar es chata y recta en una misma línea con el pico inferior." "Pico.- muy fuerte, grueso, corto y curvo, en forma de pico de loro."
"Maxilar inferior.- recto y muy fuerte; superficie lisa."
"Ojos.- Encapotados, hundidos, colocados un poco atrás, color blanco y perlado."
"Cresta.- triple, un poco grande, carnosa, fuertemente colocada en la cabeza, naciendo en la base del pico y elevándose hasta su mayor altura en la parte posterior; de superficie afrutillada."
"Cara.- Exenta de plumas ó pelusa; sólida, con arrugas muy marcadas, granulada."
"Orejillas.- Tamaño regular, carnudas, fuertes, apostadas al oído en la parte superior y formando un pequeño pliegue en la parte inferior."
"Barbillas.- Tamaño regular, carnudas y fuertes."
"Cuello.- De largo mediano, poderoso, escasamente emplumado, con plumas flexibles y suaves cuando el emplume es reciente y después, se hace cedros; con la garganta un poco larga y exenta de plumas, carnosa y prominente. Nuca muy fuerte y gruesa, del mismo ancho de la cabeza. Golilla y esclavina, de un ancho parejo."
"Cuerpo.- Un poco alargado; dorso recto y de regular anchura entre las caderas, hombros, regularmente anchos y fuertes colocados un poco más abajo que el dorso; la infundia (huevera) en línea recta; desde la punta posterior del esternón a la punta de los huesos de la pelvis, maciza y fuerte al tacto; esto indica vigor. La punta de los huesos de la pelvis, deben casi tocarse.
Alas.- Fuertes, de un largo regular; debiendo terminar a la raíz de la rabadilla, ligeramente convexas. Deben llevarse apartadas como protegiendo los costados del cuerpo."
"Cola.- Corta, escasas de plumas, cayendo casi en la misma línea del dorso; de plumaje escaso y lustroso."
"Piernas y pies.- Muslos musculosos, bien desarrollados, de largo regular, bastante separados, canillas gruesas proporcionales, libres de plumas, con tendencia a presentar un frente chato y no con aristas como las del Asil."
""Dedos.- Cuatro rectos y fuertes, bien extendidos, largo regular."
"Porte.- Dorso inclinado, debiendo quedar la raíz del pesquero un poco más alta que la raíz de la cola. El pescuezo debe ser llevado hacia delante, quedando la cabeza un poco más lejos que la parte delantera del pecho. De aspecto tranquilo, reposado, enérgico y confiado en sí mismo."
"Ausencia de plumas en la parte inferior del buche, esternón y sobre la pierna; articulación del ala; con propensión a perder el plumaje de los muslos."
"Peso.- Seis libras arriba."
"Color.- Cresta, cara, barbillas, Orejillas y garganta, colorado sangre, Pico y patas, amarillas bateadas con negro. Ojos plateados perla o acelestados.
Color de pluma.- negro,colorado negro, giro negro, pinto negro, cenizo y blanco."
En Lima, pelearon gallos de esta raza, durante muchos años y posiblemente vinieron de Argentina. Don Raúl Rivas, vendió a los hermanos Luis y Víctor Gutierrez a solicitud de ellos un gallo que ganaba con frecuencia en el coliseo "El gallo de Oro" tenía base de Calcuta y fue la base genética, a través de cruces consanguíneos, para que el galpón "Sol de Oro", mantenga su condición de privilegio por muchos años dentro de los coliseos que frecuentaban.
Eran gallos que necesitaban calentar durante la pelea. Salían fríos y hasta desubicados aunque pasados los cuatro o cinco minutos de iniciado el combate, llegaban a su mejor condición. Poseían gran acierto y fortaleza. Aunque algunos de ellos tendían a mostrar cierta apatía frente al castigo recibido por el adversario y a veces se echaban o "descordaban", como en forma voluntaria pudiendo por sentido común, haber continuado la pelea aunque en forma desventajosa; ello, era debido a la falta de bravura; aunque en muy contadas ocasiones emprendieron la huida. Es decir, eran gallos muy valientes pues soportaban fuerte castigo, pero no eran bravos. Para cruces, complementaron muy bien con el gallo tipo chileno, aportando este bravura y ligereza para aquella época. Don Alberto del Campo Wilson, conocedor de la raza, explica lo siguiente:
"…toma del Malayo, sus principales características. El estándar de perfección argentino, lo califica como sinónimo del Asil, lo que es erróneo. Tiene rasgos físicos, temperamento y modalidades de pelea, perfectamente definidos, fijos y propios, lo que autoriza a clasificarlo como una raza independiente del Asil, aún cuando este haya intervenido en su formación…" RICARDO PEDRAGLIO


El gallo de Combate Español
Podríamos dividir al gallo combatiente español que existe dentro de la península y agregando las variantes de las Islas Canarias y Baleares en tres tipos de gallos distintos muy significativos.
Estos tipos son los siguientes: El combatiente español propiamente dicho, el combatiente español tipo Jerezano, y el combatiente español tipo Canario, siendo estas dos últimas variantes producto de la desviación a la hora de forjar la primera raza en pos del tipo de pleito y acentuando la aportación del Old English Game en el caso del tipo Jerezano y de alguna raza oriental corredora en el caso del tipo canario.
No podemos negar que el gallo combatiente español es fruto y ha sufrido para forjarse un sinfín de mezclas realizadas a lo largo del tiempo desde que los fenicios lo introdujeron en la península ibérica, y de ahí que hoy en día podamos encontrarnos además de las tres variantes mencionadas anteriormente algunas otras desviaciones menos significativas que por su estética no obedecen al patrón actual, pero sí se ajustan a la mayoría de sus condicionados y sobre todo al tipo de pleito que caracteriza a estos animales (hablamos de los famosos españoles calcutas, crestas de nuez, aguilillas, etc.), frutos todos ellos de las constantes aportaciones que algunos galleros han hecho en sus líneas y que a la vez de mejorar algunas veces también han venido acompañadas de sonados fracasos.
Centrémonos entonces en los tres tipos mencionados que sí obedecen al patrón actual y acentuemos las diferencias en algunos casos mínimas que los distinguen:

COMBATIENTE ESPAÑOL Podríamos englobar aquí todos aquellos especimenes que cumplan con los requisitos del patrón aprobado, exceptuando entonces las variantes con distintos tipos de cresta al de sierra o al de clavel (crestellados) y englobar los tipo Jerezanos y tipo Canarios anteriormente mencionados, pero de los que vamos hacer mención especial en otro apartado.
Podemos decir de estos animales que fueron introducidos por los fenicios en la península y que desde entonces han venido ajustándose según las necesidades y variantes en su pleito, formandose así un tipo de gallo comodín utilizado para la mayoría de los estilos de pelea y sobre todo para aportar rapidez, fineza, nobleza y elegancia en todos los casos. Es para la mayoría de los conocedores de estas artes la base principal a la hora de crear una linea y todo esto es fruto de la constante clasificación que para el estilo de pleito español se les requiere a estos animales.

Respecto al standard o patrón a seguir, el combatiente español es un animal de pico corto y fuerte, alas largas heredadas de los antiguos gallos bankivas de los que proviene y que por su naturaleza eran animales voladores al contrario que esa otra rama de la que provienen los gallos orientales que se defendían corriendo y están englobados en el grupo de los corredores. Es de alzada levantada y de pecho y muslos fuertes y bien desarrollados. Plumaje abundante y cola larga y poblada. Respecto a sus variantes de pluma y color son innumerables, pero de especial mención son los colorados, los pechinegros, los giros, los gallinos y los réculos y toda una gama de plumas que intercambiadas entre sí le dan a cada gallo, gallero y linea un carácter personal y particular. Actualmente se juegan con espuelas naturales de entre 18 y 20 mm. aproximadamente, lo que le confiere un pleito que suele durar en algunos casos hasta media hora si ninguno de los contrincantes es heridor y de escasos minutos si el gallo es bueno y caza pronto al rival. Eso sí, este tipo de pleito es bastante martirizador, lo que para ello se requieren animales de una fineza extraordinaria y en muchos casos se observan peleas en las que las remontadas son verdaderamente apasionantes y vemos surgir fuerzas de la flaqueza en los gallos que luego son clasificados para castear. Otro punto a tener en cuenta, es que muy pocos casteadores utilizan la consanguineidad a la hora de hacer sus cruces y la forma de forjar las líneas es a base de cruzar lo mejor clasificado de cada cual con lo mejor que puedas obtener de una gallería amiga, evitando así los productos problemáticos que de aquí pueden surgir y dándole a los animales la fortaleza del vigor híbrido cada vez que hacemos un nuevo cruce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada